Archivo del sitio

Nintendo: 125 años de viaje al centro del mundo

SONY DSC   Hoy está de cumpleaños algo que es mucho más que una simple compañía. Es todo un ícono de varias industrias (videojuegos, mecánica, juguetes, televisión, historietas y hasta golosinas).

Y no es que sea una multinacional multifacética dedicada al rubro del ocio. Solo el nombre NINTENDO encierra toda una historia que abarca los últimos 125 años de la historia terrestre. Porque no es solo un fabricante de videojuegos. Es un personaje con identidad propia.

Recuerdo aún cuando por fin veía llegar a mi casa uno de esos extraños aparatitos que encerraban unos muñequitos a los que había que dar de comer, destruir o salvar -según sea lo que diera más puntos-.Nintendo_Logo

Llevaba ya tiempo escuchando hablar de él, pero nunca había tenido la oportunidad. Hasta que de la vieja Polvos Azules -esa que se lucía a orillas del Río Rímac donde ahora está el paseo Chabuca Granda- mi padre y mi hermano llevaron a casa una cajita, gris por arriba y negra por abajo, con dos cajas más pequeñas, una pistola y un casetito con el logo de Macross inscrito.

tv-sony-14-trinitron-15320-MLA20101369495_052014-FEntonces tenía una una tele Sony Trinitron de 14 pulgadas (nada que ver con el HD, Super HD, 3D, etc… era MI Tele!) en la sala, a la que hubo que conectar un “chuponcito” (así se le conocía, al menos entre los míos) para que el aparatito deje sus imágenes aparecer en la pantalla (Nintendo + Sony.. siiiii!!!)

Así pues… Nintendo se había colado en mi casa… Era ya 1992 pero el modelo que teníamos era el NES 1985 -7 años nada más-, toda una sorpresa para quien se dijo que no se dejaría “engatusar” por eso.

Road Fighter-1Contrario a lo que puedan imaginar -aunque no pongo objeción a su importancia- no fue don Mario quien me atrapó sino un juego de carritos llamado “Road Figther”. La respuesta es simple: fue el primer juego que gané -Mario se hizo el difícil conmigo al inicio- e hizo que quisiera seguir avanzando los demás niveles hasta que, finalmente, regresé al inicio.road-fighter-02

Cada vez que el carrito rojo avanzaba chocando a amarillos, azulez, otros rojos, camiones y se comía a los tornasolados (algunos dirán que blanco con manchas) yo era feliz… el mando no salía volando entre mis manos solo gracias al cable que lo sujetaba a la consola. Y cuando gané, literalmente, grité. Había conseguido mi objetivo: había completado la misión y pasado de nivel.road-fighter-04

tournament_arkanoid_round_one1Eso fue conmigo. Mis padres -y recalco esta parte porque ellos se mostraron poco entusiasmados con la idea de comprar el aparato- se enviciaron con Arkanoid (recalco “enviciaron”), mientras mi hermano mayor -el menor estaba en camino, aún- probó todos los juegos, incluyendo Macross (oh, sí… junto al del patito, los vaqueros y los ladrones).

Mi primer encuentro había resultado sutil en apariencia, porque en realidad cambió mi perspectiva de diversión “audiovisual” desde entonces. Todo había sido simplemente “tele” y nada más.

4en1Pero Nintendo era más que eso… De hecho, el aparato resultó tan bueno, que aún hasta ahora funciona (lástima que la tele 3D no tenga el mismo encanto). Pero siempre es bueno desenpolvarlo para que no recuerde que Nintendo sigue siendo parte de la familia (oh, sí… con tantos años en casa, imposible no adoptarlo como tal).

Nintendo hoy cumple 125 años (1 siglo y cuarto es más que demasiado) y aunque las cosas no son las mismas (también hay un Wii en casa pero no ha logrado enamorarnos tanto) simpre marcará la pauta haciendo lo que mejor sabe hacer… Entretener… Larga vida Nintendo!!!

Lin Min Mei: la idol singer china que conquistó Japón… y el espacio

Imagen  Ella no es una chica común. Es de China pero triunfa en Japón y aunque canta en un idioma tan terrenal como el inglés, sus canciones han cautivado hasta a los más temibles extraterrestres.

Hablamos  de Lin Min Mei, la “idol singer” más popular de los años ochenta que marcó una época y cuya influencia rebasó  Japón para colarse en Estados Unidos, Latinoamérica y el resto del mundo .

Nacida en la magnífica serie  Macross, Min Mei no llegó de Japón con su versión original. Su escala en Estados Unidos le hizo tomar otra línea llamada Robotech, con la que pudo llegar hasta nuestras tierras.

Inspirada por sus amoríos esquivos con el protagonista Hikaru Ichiijo (Rick Hunter según Robotech), MinMei – que conservó su nombre en la reedición estadounidense- colocó hasta cinco canciones en las listas del “Billboard” del mundo del anime.

“Time to be a star” fue el tema que inició la carrera musical de la joven tras ganar el concurso de “Señorita Macross” cuando apenas tenía 15 años. En él, explica la oportunidad que llega para ella de convertirse en una estrella y los obstáculos que debe vencer para llegar.Imagen

“To be in love”, “The man in my life” e “It’s You”, conforman el trío de canciones de amor que sirvieron de fondo para el triángulo amoroso entre Rick Hunter, Lisa Hayes (Misa Hayase en Macross) y la propia Min Mei.

Pero sin duda, la canción más emblemática es We Will Win, que musicalizó uno de los capítulos más importantes de la serie y se alzó como el himno de batalla del escuadrón de la SDF-1.

Lin Min Mei es uno de los mejores ejemplos de lo que el anime ha conseguido desde sus inicios, capturando para sí misma a una legión de fans que se transmite de generación en generación sobrepasando incluso a artistas de carne y hueso.